Cúando debo quitar el pañal a mi hij@

 

CONTROL DE ESFÍNTERES: UNA CUESTIÓN MADURATIVA

1. ¿Qué significa “control de esfínteres”?

El control de esfínteres supone el paso de un comportamiento reflejo automático a una conducta voluntaria y controlada. Decimos que no hay control de esfínteres cuando el niño moja la cama durante la noche y / o se moja la ropa durante el día. La mayoría de los niños logran el control diurno entre los dos y los tres años. Hacia los cinco años ha adquirido ya el control nocturno y entre los doce y catorce años únicamente un 2% de los niños permanecen con incontinencia ocasional. Es importante señalar que cualquier situación que produzca tensión o ansiedad puede estorbar o interferir el control de esfínteres y que estos plazos pueden variar de un niño a otro.

2. ¿Cuándo podemos decir que un niño ha alcanzado la madurez suficiente para aprender a controlar esfínteres?

Debemos estar atentos a algunos indicadores:

  • El niño debe ser capaz de permanecer cierto tiempo realizando una tarea y prestando atención a la misma.
  • El niño debe ser capaz de imitar (hacer lo mismo que hacen los mayores, otros niños, los personajes de un cuento…) y obedecer instrucciones simples, como subirse y bajarse el pantalón.
  • El niño debe conocer las palabras clave: pis, caca, mojado, sucio, limpio, pañal, water, orinal…
  • Debe darse cuenta de las sensaciones molestas que ocurren después de orinar o hacer caca (estar “mojado”, “sucio”) y poco a poco ser consciente de lo que se siente antes de: las “ganas” de hacer pis o de hacer caca.
  • El niño es capaz de permanecer un intervalo de 2-3 horas seco (su pipí ya no es un goteo continuo).

3. ¿Cómo podemos ayudar al niño a conseguir el control de esfínteres? Pasos a seguir:

  1. Durante unos días anotaremos las horas en las que el niño suele orinar o hacer caca.
  2. Empezar el programa de entrenamiento QUITÁNDOLE ELPAÑAL y poniéndole en el orinal media hora antes de la que hemos anotado en períodos no superiores a dos horas. NO volver a PONER EL PAÑAL aunque tengamos que estar cambiándole continuamente.
  3. Descubrir las señales del niño: El niño puede dar signos del niño concretos no verbales de que quiere hacer pis (se mueve, cruza las piernas, se lleva las manos al pubis,…) o caca (se pone rojo, se encoge,…) Cuando lo inicie, dígaselo para que se dé cuenta de ello: “(nombre del niño/a), me parece que tienes ganas de hacer caca ahora ¿verdad?”
  4. Establecer una rutina, llevándolo al cuarto de baño a intervalos regulares (empezaremos con intervalos inferiores a 2 horas y progresivamente, cuando hayamos conseguido que haga pis iremos aumentando progresivamente). Acompañarlo junto con alguna lectura, juguete o canción, haciéndole agradable su permanencia en el WC, pero nunca obligándolo. Es importante que los padres acompañen siempre al niño a hacer pipí / caca y le enseñen cómo hacerlo.
  5. Cuando el niño haga pipí o caca en el WC lo celebraremos con una alabanza. Si no, no pasa nada. Pero se puede decir que “otro día” o “la próxima vez “hará caca en el orinal como los niños mayores. Nunca debemos culpabilizar al niño, amenazándolo, riñéndole, comparándolo con hermanos u otros niños o ridiculizándolo por haberse hecho pipí o caca encima. Recordar que cada niño tiene su propio ritmo.
  6. Y por la noche…
  • Una vez conseguido el control durante el día, retiraremos el pañal de la noche ¡Definitivamente!
  • Recordar que es muy importante que los niños se acostumbren a hacer pis siempre antes de acostarse.
  • Es posible que los primeros días no aguante toda la noche seco, en ese caso procuraremos despertarle a media noche, para que haga pis conscientemente en el WC. Si vemos que está mojado, la siguiente noche lo levantaremos un poquito antes.
  • Para ayudarle a controlar el pis durante más tiempo, es conveniente jugar durante el día a soltar y retener el pis varias veces cada vez que vaya al WC.

Otros consejos que facilitarán el control de esfínteres:

  • El entrenamiento en control de esfínteres deberá realizarse siempre en un ambiente relajado, tranquilo y comprensivo, sobre todo cuando ocurra algún “fallo”:
  • Con respecto a los padres, se recomienda hacerlo cuando éstos se encuentren disfrutando de días libres o vacaciones, fuera del estrés del trabajo y con tiempo disponible para el entrenamiento.
  • Con respecto a los niños, es aconsejable hacerlo con la llegada del buen tiempo para evitar posibles catarros si moja la ropa o las sábanas al inicio del entrenamiento.
  • Pondremos al niño ropa fácil de quitar: para evitar “escapes” por no poder llegar a tiempo al WC, será aconsejable ponerle pantalones con elásticos, evitando ropa ajustada, con botones, cinturones o cremalleras.
  • Para facilitar que el niño pueda sentarse a hacer pipí o caca por él mismo se puede utilizar un orinal que disponga de tapa (imitan pequeños WC) o colocar un adaptador en el WC.
  • En definitiva, los padres deben:
  1. SER PACIENTES Y CONSTANTES: mantener una rutina, orden y horarios fijos.
  2. IR PASO A PASO Y NO DESISTIR ANTE LOS FRACASOS.
  3. TOMARSE LA SITUACIÓN CON CALMA Y CON BUEN HUMOR.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s